¿Como influye el pie en la postura?

La postura se define como cada una de las posiciones adoptadas por el cuerpo en relación espacial entre las diferentes partes o segmentos que lo conforman.

Se entiende como “postura eficiente” aquella que requiere el mínimo gasto energético. Esta postura surge de la correcta alineación articular de cada uno de los segmentos corporales, y como consecuencia produce ausencia de fatiga muscular y de acumulación de tensión residual, que son origen de dolor y sensación de incomodidad corporal.

El sistema tónico postural es un sistema muy complejo en el cual existen unos receptores posturales que informan al Sistema Nervioso Central del estado general. Posteriormente, el Sistema Nervioso Central emite una respuesta postural específica ante esos estímulos para un momento determinado, modificando el estado de las cadenas musculares, y en consecuencia, el equilibrio articular

Los principales captores posturales son:

  • Pie
  • Ojo
  • Aparato masticador
  • Oído interno
  • Piel

Especialmente, el pie es un receptor muy importante ya que el sistema postural utiliza la información propioceptiva y exteroceptiva que proporciona este segmento para regular la postura. Además, la estructura morfológica del pie influye sobre la estructura general del organismo, considerando, además, que el apoyo plantar condiciona la alineación de la columna vertebral.

En el pie pueden intervenir distintas informaciones: la propiocepción muscular y articular del pie y tobillo, pero, sobre todo, la exterocepción cutánea de la planta del pie, que es extremadamente rica en receptores de presión (cada receptor percibe una presión de hasta 0,3g). Estos receptores permiten situar el peso del cuerpo en relación al entorno gracias a la medición de la presión a nivel de la superficie cutánea plantar.

Por este motivo, un problema imperceptible de estos receptores puede condicionar nuestra postura corporal y ser el causante de dolores en otras estructuras alejadas del pie como pudieran ser dolores cervicales, lumbares, etc.

Escrito por Raul Romero del Rey (Fisioterapeuta) El 7 de mayo de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *