Tendinitis – Información y recomendaciones

La tendinitis es la inflamación de un tendón. El tendón es la estructura formada por tejido conectivo que une el músculo al hueso transmitiendo la fuerza de la contracción.

Es una patología habitual que tiende a convertirse en crónica si no se trata correctamente.

Se produce por sobrecargas musculares, lesiones y por pérdida de elasticidad y degeneración asociada sobre todo a la edad.

Las tendinitis más comunes son en hombros, codos, muñecas y tobillos, pero se puede padecer en cualquier tendón.

Los hábitos posturales incorrectos, realizar ejercicios repetitivos y de fuerza, las lesiones deportivas y el calzado son unas de las causas más frecuentes de la tendinitis.

Cuando la tendinitis no es puntual, es decir, que una vez tratada tiende a volver a aparecer, es importante realizar un análisis biomecánico y postural para identificar qué la causa.

Si se practica deporte hay que tener en cuenta la importancia de realizar las técnicas correctamente para evitar lesiones.

Concretamente las tendinitis del miembro inferior suelen causarse por una postura incorrecta y por acortamientos musculares, muchas veces unas ortesis plantares y una pauta de estiramientos hacen que esta patología desaparezca para siempre.

Es característico de la tendinitis el dolor al movilizar el tendón, en caliente tiende a disminuir o desaparecer y a reaparecer en frío, sobre todo durante la noche.

Pueden aparecer problemas a largo plazo como consecuencia de no curar bien una tendinitis. Si la inflamación se prolonga durante mucho tiempo aumenta el riesgo de lesiones y de posibles rupturas.

Recomendaciones:

  • Cuidar la técnica a la hora de realizar actividades físicas
  • Realizar un buen calentamiento antes de empezar
  • No realizar ejercicios de gran esfuerzo si no se ha seguido un entrenamiento progresivo
  • Recordar que los estiramientos son imprescindibles para no perder elasticidad
  • Si un tendón empieza a doler es importante el reposo, aunque en caliente no duela, si está lesionado, empeorará
  • Ejercitar todos los grupos musculares, un cuerpo sin fortaleza tiende a lesionarse con facilidad

El tratamiento habitual es reposo, la aplicación de frío para bajar la inflamación, antiinflamatorios orales y tópicos, fisioterapia e identificar la causa para evitarla.

Tendinitis

 

En CLÍNICA PEGADAS (Santiago de Compostela) realizamos estudios biomecánicos, posturales y valoramos el tratamiento tanto de fisioterapia como de podología.

¿Como influye el pie en la postura?

La postura se define como cada una de las posiciones adoptadas por el cuerpo en relación espacial entre las diferentes partes o segmentos que lo conforman.

Se entiende como “postura eficiente” aquella que requiere el mínimo gasto energético. Esta postura surge de la correcta alineación articular de cada uno de los segmentos corporales, y como consecuencia produce ausencia de fatiga muscular y de acumulación de tensión residual, que son origen de dolor y sensación de incomodidad corporal.

El sistema tónico postural es un sistema muy complejo en el cual existen unos receptores posturales que informan al Sistema Nervioso Central del estado general. Posteriormente, el Sistema Nervioso Central emite una respuesta postural específica ante esos estímulos para un momento determinado, modificando el estado de las cadenas musculares, y en consecuencia, el equilibrio articular

Los principales captores posturales son:

  • Pie
  • Ojo
  • Aparato masticador
  • Oído interno
  • Piel

Especialmente, el pie es un receptor muy importante ya que el sistema postural utiliza la información propioceptiva y exteroceptiva que proporciona este segmento para regular la postura. Además, la estructura morfológica del pie influye sobre la estructura general del organismo, considerando, además, que el apoyo plantar condiciona la alineación de la columna vertebral.

En el pie pueden intervenir distintas informaciones: la propiocepción muscular y articular del pie y tobillo, pero, sobre todo, la exterocepción cutánea de la planta del pie, que es extremadamente rica en receptores de presión (cada receptor percibe una presión de hasta 0,3g). Estos receptores permiten situar el peso del cuerpo en relación al entorno gracias a la medición de la presión a nivel de la superficie cutánea plantar.

Por este motivo, un problema imperceptible de estos receptores puede condicionar nuestra postura corporal y ser el causante de dolores en otras estructuras alejadas del pie como pudieran ser dolores cervicales, lumbares, etc.

Escrito por Raul Romero del Rey (Fisioterapeuta) El 7 de mayo de 2015